Etiquetas

Mechas californianas, adiós. Hola sombre.

Las mechas californianas vinieron para conquistar y lo consiguieron. Pero, aunque todavía no hayan dejado de ser un estilo a considerar, como toda tendencia que se precie ya ha perdido fuerza.

Mechas californianas + sutileza = sombré.

En estos momentos lo que "se lleva" es lo que en el mundo de las alfombras rojas se ha venido a denominar como sombré. Un nuevo estilo que redefine el concepto de degradado de color para dar sutileza, suavidad y naturalidad a las clásicas mechas californianas. En estas el degradado es más brusco y por lo tanto se puede localizar la zona donde el color comienza a cambiar.

No ocurre lo mismo con el sombré donde el degradado es realizado con una técnica más precisa lo que proporciona una sutileza casi perfecta. Por poner un ejemplo visual imaginad la melena de una niña después de haber pasado todo el verano en la playa

Esa es la naturalidad que nos da esta nueva modalidad de mechas para el pelo.

Mechas californianas + versatilidad = sombré.

Es un estilo súper versátil. Sirve tanto para un ambiente formal de negocios como para ir de fiesta ya que el degradado de color proporciona al cabello elegancia y sofisticación por igual.

A diferencia de las mechas californianas, el sombré queda bien con cualquier combinación de colores.

Brillos color sol para rubias, reflejos bronce para morenas, rosa dorado para las pelirrojas o matices canela para cabellos negros o muy oscuros.

Mechas californianas + bajo mantenimiento = sombré.

Este estilo tiene, entre otras muchas, la ventaja de un bajo mantenimiento. Aún es más, el dejarse crecer las raíces es aconsejable para añadir más naturalidad y realismo al degradado del color. Además, aplicando la técnica adecuadamente no se corre el riesgo de que solo destaque una tonalidad como a veces ocurre al aplicarse mechas tradicionales.

En fin, con el sombré son todo ventajas. Predecimos que es una moda que, al igual que sus antecesoras las mechas californianas, está aquí para quedarse.